jueves, abril 27, 2006

Renato Buezo: De Memín y Kalimán, al Sótano que nadie Conoce.


Resulta difícil para mí hacer esta introducción. Renato es y será uno de mis primeros referentes para mucho. Ávido y quisquilloso, pequeña estatura y gran corazón. Oscuros relatos y blanca piel. Aún cuando me parecía que lo conocía de una buena manera, no han dejado de impresionarme sus respuestas. Aunque lo lúdico es algo que lo caracteriza, más cuando escribe.

Renato es un atleta. Tiene tanto pulmón que le hace a la bicicleta, al alpinismo, al montañismo y a la lectura de versos en el bus. El trabajar en la cantera picando piedra le ha dado la suficiente paciencia para escribir bien. Si quieren saber más de Renato y comprobar lo que digo, pueden acceder a las páginas:

http://renatobuezo.blogspot.com/

http://escritoresyvueltas.blogspot.com/

http://www.lavanagloria.8k.com/movivano/reantobuezo.htm


Vamos conversando ya con varios amigos, cada vez la tertulia es más entretenida. Esta es una entrevista lúdica, como este calibre quizá cueste hacer otra, no podía esperarse menos de este Ingeniero y su blanca palidez. Preparen café y a leer se ha dicho.

1. ¿Por qué escribe Renato Buezo? ¿Cómo descubrís la vocación de escribir?

Hijole, aunque esté solo me pongo nervioso. ¿Cómo? Un día me descubrí en el traqueteo de un viaje desde Guatemala a Huehuetenango (luego de cerrar el libro que leía) escribiendo algo muy parecido a un mal borrador de lo que pretendía ser un poema. ¿Por qué? Es algo que aún no entiendo, y que no pretendo resolver, pero me emociona, me agita, me hace feliz; aunque el resto del mundo diga que me distorsiona y que esa soledad que provoca el hecho de escribir, es algo muy parecido a la muerte (seguro que la muerte es maravillosa) pienso después.

2. ¿Cuál es el primer libro que recordás haber leído?

Antes del libro (perdón por el abuso, y por favor ¡no se lo vaya a tomar como anti-literario!) inicié con las historietas de Memín y Kaliman, esas fueron mis primeras lecturas. Los libros vendrían luego de que todo se volviera a repetir, y de los que más recuerdo, y los que creo me sacaron de la colección “Barco de Vapor”, fueron los tres primeros libros de Caballo de Troya. Ahora me entero que son "Best Seller". No quiero frecuentarlos otra vez, prefiero recordarlos como buenos amigos.

3. ¿Cómo es Renato Lector?

Es necesario aclarar el antes y el después: antes, el tal Renato ese del que hablás, era un lector ávido, tenía la capacidad de leerse el Alquimista de principio a fin en una noche, y luego quedar maravillado con Un tal Lucas, sin poner trabas, sin sentirse intimidado o sentir desprecio, simple, era fiel, y lo que llegaba con seguridad era devorado. Después se fue convirtiendo en un pequeño diablo que no puede despegarse de ese instinto atávico que le heredó el abuelo; lee buscando, tratando de encontrar algo, lo que sea, que por él mismo no podría descubrir.

4. En “El destino como consecuencia de los actos”, salen a relucir unos zapatos de tacón forrados de gamuza. Si Renato se subiera en esas trancas a donde iría.

Mano, no pregunte esas cosas, al menos no en público, jajaja. En primera instancia, no me atrevería. En caso contrario, si por alguna razón llegara a descubrirme sobre esas trancas, iría al mismo lugar que la niña: a donde el loco.

Nota: le agrego las risas para que no parezca tosco, pues usted sabe ¿quién conoce “El destino como consecuencia de los actos”?

5. Mencionás en “Cuando los hombres grandes desaparecen” que hay madres que nacen para sufrir. ¿Existe la posibilidad de nacer en este mundo para algo más que sufrir?

Sufrir es innato, no podés evitarlo, pero es mentira que a este mundo hay quienes sólo vienen a sufrir. Para ellos, la vida siempre tiene un As bajo la manga, y con él, seguro se gana el juego.

6. ¿Libros/Autores que marcaron a Renato escritor/lector?

Siempre hay libros que te marcan, siempre hay libros que no se descubren a la primera, siempre hay libros que regresan. No creo tener la capacidad de recordar tanto, soy demasiado influenciable.

7. Borges, el gran ciego luminiscente que veía más allá de lo que los ojos le permitían, dijo que la puerta elije al hombre, no el hombre a ella. ¿Por qué el relato escogió a Renato?

No me encasillés, a veces me atrevo con la poesía, y un par he ido más allá del relato. Pero es cierto, eso es sólo atrevimiento; cuando algo queda y funciona, es porque el texto me escogió, y no yo al texto.

8. Recomendaciones de libros para regalarle a un lector que inicia en la literatura

A Diego, que apenas tiene 5 meses, quise leerle los “Diálogos”. Como no funcionó, recurrí “Al mundo de Sofía”, pero luego de varios capítulos no le gustó. Ahora le estoy leyendo “La Hormiga y la Cigarra”, “El patito feo”, y varios más, y créeme que los disfruta mucho. A lo único que me atrevería con un lector que inicia, es a recomendarle que no se exija, que lo disfrute. Los buenos libros siempre llegan, uno sólo debe dar el primer paso.

9. Recuerdo ahora un texto tuyo: “En el relato, como en los recuerdos de la vida, hay hechos que se escapan, otros que no merecen ser nombrados y aquellos, en los que quien recuerda, lee o escribe, en el más seguro de los casos, vive los hechos como la vida misma, lo posible se hace imposible, sin embargo no se vuelve inalcanzable” Se dice hasta la saciedad, que la realidad supera muchas veces a la ficción, que puede ser muy poco alentador y que en ocasiones son escenas violentas y enfermizas, como algún amante de la paz extremista pudiera argumentar de este o aquel relato que vos escribiste. ¿Creés que algunos relatos, ataviados estos de violencia, puedan en determinado momento ser ejemplo para que cualquier loco necesitado de un empujoncito aprenda a ser un asesino de marca mundial?

A menos que no sea “Alguien voló sobre el nido del Cuco”, no lo creo. La ficción es otra cosa, un mundo aparte, sólo puede existir dentro del lector en el momento que se ata al texto. Afuera de allí, no existe.

10. Señoras y señores, niños y niñas —que un día fueron—, con ustedes el juego de asociación por medio de frases cortas. Renato Buezo responderá lo que primero venga a su mente. En esta ocasión será con frases usadas en el léxico de la industria turística.

—Amortización

Aplicación necesaria a los falsos guías

—Franquicia

A los que inician, o a los de la muy pequeña empresa, como don Martín de la Soledad, en las faldas del Acatenango.

—Clase Turista

Área de los aviones comerciales donde la gente como yo, se siente más a gusto

—Nacionalidad

Características peculiares que en el extranjero no se olvidan del todo

—Dumping

Piratería turística

—Lista de espera

Ansiedad agónica, dependiendo de adonde se quiera viajar, por supuesto

—Bell Boy

Jajaja, recién la acabo de ver, y me pareció divertida

—Reservación

Parte del ciclo donde inicia la realidad

11. Biobibliografía.

Guatemalteco a partir de 1973, y de allí en adelante. Ingeniero mecánico egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Trabajos publicados: un libro de narrativa con la Editorial Adverbium, y publicaciones en algunas revistas. La mayor parte de sus trabajos se encuentra donde no le molesta: en ese lugar del sótano que nadie conoce.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante entrevista, sobre todo, la naturalidad que expresan.

Karlos

Anónimo dijo...

Muy buena entrevista. Creo evidencia la humildad y naturalidad de una gran promesa literaria. Adelante...

hacm

Vanessa dijo...

Mis amigos, esta entrevista fue muy refrescante... Edwin te felicito por esta buenísima idea. Y a Renato un abrazo por ser tan vos. See ya.

Vanessa.